lunes, 27 de agosto de 2012

The Riverrun Memories: Capítulo 10

PETYR
No daba crédito. Había bajado la guardia y todo por querer agradar a Cat. Su tonta y loca idea de ser un caballero ya que no podía ser un rico señor le había hecho perder facultades. Lysa, la simple de Lysa, le había pillado en una mentira y conseguido algo que sospechaba que llevaba tiempo queriendo obtener de él: saber cómo era un beso de menta, vaya tontería.
No era cuestión tampoco de hacer un drama de ello, pero habría querido tener su primera experiencia con su adorada Cat. Lo miró por el lado bueno: podría servirle para aprender. De hecho, había sido un beso bastante torpe, un estrujamiento de sus labios contra los de Lysa, que se abrían ansiosos. No era la primera vez que ella besaba a un chico y se notaba. Petyr despegó sus labios tímidamente pero volvió a cerrarlos sin saber qué hacer a continuación. Lysa se dio por satisfecha de todas formas. Cuando se separaron, la muchacha tenía las mejillas arreboladas y los ojos cerrados con una expresión de deleite. Petyr estaba desconcertado porque sentía calor de la cabeza a los pies. Nunca había pensado en Lysa en ese sentido: su objeto de adoración era Cat. Por esa razón se extrañó de la reacción de su cuerpo. Si había sido así con Lysa, no podía imaginar cómo sería con su Cat. Y tenía claro que lo averiguaría.
Era la hora de comer. En el salón principal del castillo se había preparado una mesa con varios manjares, casi todos los preferidos de Edmure, según órdenes de Catelyn: empanada de lamprea, tortas de manzana con miel, pato regado con vino dulce… Durante la comida, Lysa no paraba de hablar aprovechando la ausencia de su padre, mirando una y otra vez a Petyr con malicia. Éste la esquivaba al principio, pero tomó la decisión de mantenerle la mirada y sonreír como cuando de niños compartían un secreto. A Lysa pareció agradarle y le guiñó furtivamente un ojo mientras le tiraba un pequeño beso. Petyr rio por dentro. Para ella era un juego como los de la infancia. Él lo usaría como instrumento para conseguir lo que quería. De pronto sintió los ojos de Cat sobre él. Giró la cabeza hacia ella y sonrió. La muchacha le devolvió la sonrisa con un gesto interrogante. La tenía desconcertada. Eso no estaba mal. Si Cat también bajaba la guardia, podría cobrarle la prenda fácilmente.
Durante varios días, Lysa y Petyr fueron al bosque de dioses agarrados de la mano a jugar al juego de la verdad, que a partir de ese momento y por imposición de Lysa se llamaba el juego de los besos. Ya no consistía sólo en preguntar y responder, sino también en besarse cada vez más cerca de la boca empezando por alguna parte absurda del cuerpo: un pie, una rodilla, una oreja… Lysa estaba encantada. Petyr accedía a sus peticiones con sumisión mientras imaginaba que besaba a Cat. Acababa agotado por la excitación y por las noches casi no dormía imaginando qué sentiría si jugara con la mayor de las Tully. Los sueños estaban muy lejos de ser reparadores. Siempre aparecía la misma muchacha blanca, con el pelo castaño y parecida a su amada, que lo miraba amorosamente mientras le ofrecía sus labios bajo la nieve, pero nunca se dejaba besar, dejándolo insatisfecho y desazonado al despertar.
Lo que Petyr consideraba una especie de entrenamiento bastante más interesante que el de la espada, se convirtió casi en un ritual tras las comidas.  Cierto día, llegado el turno de Petyr, y cuando apenas habían empezado a jugar, se lanzó a la boca de Lysa, esta vez abriendo los labios e intentando meter su lengua entre los de ella. La muchacha se apartó con la respiración entrecortada. Él pensaba que lo estaba haciendo bien y, dada la experiencia de la chica, creyó que eso no debería sorprenderla. Le preguntó tímidamente si había algún problema, a lo que ella respondió que todo lo contrario, sólo que veía que aprendía rápido. Lysa decidió que el juego se había acabado cuando, de repente, Catelyn se presentó ante ellos.

Recordad, visitad la web de la autora y dejad vuestrras impresiones allí.
Banner The Riverrun memories - Juego de Tronos en los siete reinos

Siguiente capítulo, The Riverrun Memories: Capítulo 11

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Por favor, intente escribir correctamente y sin faltas de ortografía . Los comentarios con muchas faltas serán moderados. No falte al respeto al resto de usuarios y exprese sus opiniones con educación. Gracias por comentar.