sábado, 1 de septiembre de 2012

The Riverrun Memories: Capítulo 15

PETYR

Ya hacía una semana que ocurrió lo del beso con Cat y ella no se mostraba enfadada a pesar de cómo reaccionó en un principio. Eso le dio ánimos a Petyr: a lo mejor intentaría ir más allá y ser sincero, declararle sus sentimientos. Era difícil encontrar el momento adecuado porque en los últimos días, desde que regresó Lord Hoster a Aguasdulces, Catelyn apenas se dejaba ver, ocupada en sus obligaciones de señora, las cuales parecían haber aumentado de repente.
Las únicas ocasiones en las que la veía eran las comidas, por lo que la privacidad era nula. Tendría que ingeniárselas para hablarle a solas.
Ahora que Lysa se negaba a seguir con sus escapadas al bosque de dioses y que la biblioteca no le reportaba nada novedoso, retomó su entrenamiento con la espada, aunque sólo para dar salida a la energía acumulada en esos días de experiencias nuevas para él. Cada estocada tenía como propósito eliminar de su mente los deseos de tomar a Cat de los hombros y besarla con todas sus fuerzas. Pero era un trabajo inútil. Se paró por un momento a pensar mientras se secaba el sudor de la frente. Debía tener la mente fría para expresarle lo que sentía. Perder el control de la situación era lo último que quería. Cat ejercía demasiada influencia sobre él, lo que era peligroso. Concentrado en esas cavilaciones, no oyó los pasos que se acercaban. Era ella. Entró despacio, sin querer rozarse con nada de lo que allí había por temor a mancharse y mirando el lugar extrañada. Petyr no mostró sorpresa. Se puso el jubón a pesar del calor y le preguntó que qué quería. Catelyn sonrió levemente y, sin hacer caso a su demanda, le dijo que ése era el último lugar en el que hubiera buscado. “Sé que estabas aquí porque anoche Lysa me dijo que te vio una mañana entrenando”. “Antes no tenía por costumbre espiarme”, contestó él secamente. Cat lo miró con tristeza y le recriminó la dureza de sus palabras para con su hermana pequeña. Petyr bajó la cabeza con vergüenza. “Bueno, ya ves que esto no es un secreto para vosotras. Sé que es una ridiculez, pero me ayuda a desahogarme. No tengo pretensiones de gran caballero.” Cat lo miró fijamente a la cara. Él le mantuvo la mirada. Era el momento: ahora o nunca. “Catelyn”, le dijo por primera vez en nueve años, “te amo. Estoy enamorado de ti. No lo supe hasta hace un año. Sé que no soy nadie, pero me gustaría merecerte de algún modo. El día que te besé se ha convertido en el más feliz que recuerdo en toda mi vida”. Ella lo escuchaba con rigidez, los labios apretados. “Por favor, di algo”, suplicó Petyr. Cat se acercó y le rozó los rizos húmedos con la punta de los dedos. “Petyr, te quiero y lo sabes, pero como quiero a Lysa y a Edmure. Debes meterte eso en la cabeza. Tú y yo somos hermanos, ¿no lo comprendes? Aunque tuvieras posibilidades, no te aceptaría porque no te quiero del modo que tú pretendes y además voy a…”. Él no la dejó terminar. “¡Pero no somos hermanos, Cat, no lo somos!”. Él hizo el ademán de acercarse. Cat dio un paso hacia atrás y pegó la espalda al quicio de la puerta. Petyr pensó con tristeza que lo veía como una amenaza. “No voy a hacerte nada, Cat. Lastimarte sería lo último que deseo, ¿es que ya no me conoces?”. Ella pareció sonrojarse y le contestó que creía hacerlo hasta que la besó en el bosque de dioses. Antes de salir por la puerta, puso sus labios sobre la mejilla de ella. “No me rendiré. Sabes que odio perder”, le susurró.

Recordad, visitad la web de la autora y dejad vuestrras impresiones allí.
Banner The Riverrun memories - Juego de Tronos en los siete reinos

Siguiente capítulo, The Riverrun Memories: Capítulo 16

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Por favor, intente escribir correctamente y sin faltas de ortografía . Los comentarios con muchas faltas serán moderados. No falte al respeto al resto de usuarios y exprese sus opiniones con educación. Gracias por comentar.